Prague Arts Tour

Hola, bienvenidos al sitio web de Jana, una guía trotamundos apasionada...

Ya como niña crecida en la Checoslovaquia comunista anhelaba ver lo que se esconde tras el horizonte, saborear y palpar países lejanos … Dedicaba horas a pasar las páginas de los manuales de geografía y a planificar adónde iba ir un día … Pero para una niña nacida tras el “telón de acero” esto no era más que una quimera.

Luego cursé la carrera de traducción con la esperanza de que las lenguas extranjeras me abrieran las puertas que tras ese desdichado telón en alguna parte se debían hallar … La libertad llegó con la Revolución de Terciopelo del año 1989 y, de repente, todo pasó a ser sencillo: en el curso de los años 90 viví a menudo en Francia y en España, pero finalmente comprendí que mi lugar era estar en Bohemia, aunque mi carácter abierto y espontáneo choca repetidamente con las sombras que hasta hoy en día sobrevuelan este país.

//www.pragueartstour.es/wp-content/uploads/2016/11/2-fotky-about.png

Cuando empecé a trabajar como traductora, las directivas de la UE me daban una sonrisa kafkiana desde la pantalla de mi ordenador y fue en aquel momento cuando me di cuenta de que tenía que reemplazar el teclado por el paraguas y ser guía para poder compartir con los demás lo que realmente anhelo: la belleza, el arte, la historia de los acontecimientos humanos... Y así me convertí en un «puente» que atraviesa y une diversas culturas: un cuadro con el que me identifico de forma natural y ello tanto cuando acompaño a visitantes extranjeros en Chequia, como cuando viajo por mi cuenta. Últimamente, después de visitar más de 40 países (efectivamente, nunca he renunciado a mis sueños), tengo la sensación de que no debo perseguir tanto de forma continua los siempre novedosos cuadros de la realidad; por consiguiente prefiero quedarme más tiempo en un lugar concreto … y así Tailandia pasó a ser mi segundo hogar.

Desde hace años acompaño también a grupos de hispanohablantes quienes viajan al corazón de Europa para descubrir los países del antiguo Imperio austrohúngaro. Cada vez me iba haciendo más consciente de que me gustaría fundar paralelamente una plataforma para el viajero individual, para el que se pueden crear programas directamente a medida, descubrir lugares extraordinariamente interesantes fuera de los caminos trillados, crear programas que permitan al visitante tener la sensación tanto de cuál es nuestra experiencia histórica, como de cuál es nuestra realidad cotidiana en la gran ciudad que palpita al ritmo del gigantesco metrónomo y que está justamente ahora experimentando una intensa revolución culinaria. Este anhelo se ha plasmado en una agencia de viajes, que he fundado y denominado Prague Arts Tour y que ofrece visitas acompañadas exclusivamente con guías cultos. La mayor parte de las visitas están organizadas en bloques de 3 o 4 horas, y así llega el momento de esa pequeña pausa ante la taza de un buen café o té, de la que nos podemos servir también para prestarle información sobre los eventos de Praga que le puedan resultar de utilidad (exposiciones, representaciones, restaurantes recomendables según su clasificación actual, etc.) Y quién sabe, tal vez juntos retoquemos un poco la manera cómo «leemos» nuestro mundo.

Mi papel también es el de enseñarles lugares donde la gente local dejó brotar su creatividad para realizar productos que surgen de su entusiasmo y destreza ancestral, reviviendo oficios antiguos o recetas de nuestras abuelas, creando bellos objetos inspirados directamente desde su corazón. Y afortunadamente van multiplicándose estos lugares…

Cada visita y excursión que acompaño es distinta y se va creando en nuestra interacción: les presento la ciudad de Praga, esta dama milenaria que no deja de sorprenderme por su belleza siempre un poco coqueta, ciudad donde vivo desde hace más de treinta años, o los lugares encantadores fuera de la capital, enclavados entre las colinas verdes del país … desde distintos puntos de vista, en contextos diferentes.

Y estas son las diversas facetas de Praga que puedo compartir con ustedes:

… sorprendente mezcla de diversos estilos arquitectónicos, que en Praga se amalgaman con una elegancia y armonía singulares, un verdadero tratado de arquitectura al aire libre… y es justamente esta superposición de épocas históricas y de sus estilos lo que convierte la ciudad en un lugar único dentro del contexto europeo;

… cultura hebraica inseparable de Praga desde hace más de mil años. Soy guía oficial de la Judería de Praga desde hace años y, es verdad que de alguna manera tengo mucho apego a este tema, esta ciudad dentro de la ciudad, que sobrevivió milagrosamente hasta nuestros días para representar el conjunto de monumentos judíos mejor conservado en Europa;

… caleidoscopio de distintos enfoques artísticos, desde el arte medieval, representado por deslumbrantes tablas y esculturas al estilo de las llamadas “Vírgenes bellas”, las intranquilas e inquietantes estatuas y frescos barrocos, hasta el arte cubista y modernista, emblemático de este país, sin que quiera pasar por alto las creaciones provocativas de los artistas contemporáneos o las obras con carga espiritual que propician el sosiego y la meditación;

… la cara humana de la historia; considero los grandes acontecimientos históricos como el marco para encuadrar el destino de cada uno de los individuos humanos, lo que para mí personalmente resulta más interesante y me llega más adentro que la “gran historia” anónima;

… Praga espiritual y esotérica: la ciudad es un auténtico manual de geometría sagrada y un diccionario al aire libre de los símbolos secretos de los iniciados, un lugar con muchos lugares de fuerza y una ciudad de la que W. A. Mozart sacó su inspiración mientras se reunía con sus amigos masones;

… huellas de los cinco años de guerra en la capital, período en que la ciudad y sus habitantes se ahogaban bajo el yugo de los nazis: los Sudetes, la ocupación, hombres y mujeres valientes actuando en la resistencia, atentado para la ejecución de Heydrich, el levantamiento de Praga, la liberación;

… cuarenta años de comunismo: cómo se vivía tras el “telón de acero”, la “primavera de Praga”, las “teas en llamas”, el poder de los sin poder con Václav Havel a la cabeza; los años grises de la “normalización”, la Revolución de Terciopelo … y la conquista de la libertad;

… fotográfica – yo misma soy una fotógrafa apasionada: después de caminar sobre los adoquines de la ciudad durante más de dos décadas, tengo registrados los lugares y ángulos no acostumbrados desde donde se pueden sacar lindas fotos … y además siempre estoy ahí para apretar el disparador en su lugar...:)

… la mejor cerveza del mundo o tal vez una taza de té (los checos estamos entre los que bebemos más té de Europa) y buena comida – cabe saber dónde está la tierra prometida de los gourmets, porque ¡la revolución culinaria verdaderamente está teniendo lugar ahora!

Hay un sinnúmero de enfoques y posibilidades… en cualquier caso aprecio que me digan lo que les gusta o les resulta inspirador (y lo que prefieren evitar).

Puede que lleguemos a un acercamiento, aunque sea fugaz, al alma de este hermoso país centroeuropeo y de sus habitantes. Como dice el poeta: “se hace camino al andar”.